Bootstrapping ¿El emprendimiento sin dinero?

Emprender es una palabra que cada vez toma más fuerza, sobre todo, en los “Millennials”.
Bootstrapping ¿El emprendimiento sin dinero?
Foto: Pixabay.com

La nueva generación cuenta con una particularidad y es que, son menos tolerantes a adaptarse en entornos laborales, lo que los lleva a ser arriesgados e ir en busca de la creación de su propio negocio o su propia empresa.

¿Cómo ser emprendedor sin tener un capital o una base?

El termino Bootstrapping se podría definir como el comienzo de un negocio sin dinero o, al menos, con muy poco efectivo y sin la ayuda de firmas de capital de riesgo o incluso una inversión significativa. Aquí, el lazo entre el emprendimiento y financiación, se reinventa. Según Francisco Javier Moreno, coordinador del Laboratorio de Emprendimiento de Cerem International Business School, la forma en que una empresa de bootstrap crece, normalmente pasa por dos etapas:

  • Dinero inicial, esta etapa comienza con algunos ahorros personales, o quizás fondos de amigos y familiares para comenzar.
  • Obtener dinero de los clientes, la financiación de los clientes es una entrada de dinero nuevamente al negocio. Es lo que mantiene la actividad de la empresa y, eventualmente, logra financiar el crecimiento. Este crecimiento a menudo es lento, ya que la empresa primero tiene que cumplir con sus gastos operativos para mantenerse en el negocio.

¿Pero qué es exactamente Bootstrapping?

“Bootstrapping no significa salir a obtener un gran préstamo para comenzar un negocio. En cambio, en el camino, algunas nuevas empresas pueden asumir préstamos o líneas de crédito. Otros se apoyan fuertemente en las tarjetas de crédito. Pero esas suelen ser soluciones a corto plazo para financiar actividades de crecimiento específicas, como la compra de equipos o la contratación de más personal, o para igualar momento de bajo flujo de efectivo», asegura Moreno.

Los dirigentes de la empresa requieren fortaleza, valentía y pasión, los fundadores que se ponen manos a la obra ponen ‘toda la carne en el asador’ en sus negocios, arriesgan todo lo que tienen y aprenden a regatear cuando no tienen efectivo, aprenden el arte de contratar o subcontratar sin mucho que dar, y estiran los recursos que tienen para obtener lo que necesitan. Ellos se apresuran. Ellos crean. Ellos hacen que las cosas sucedan.

¡Síguenos!